planta del arándano

Los 5 errores más comunes en el cultivo del arándano

La planta de arándano tiene un sistema radicular muy sensible que requiere cuidados específicos para su desarrollo y producción. Por lo tanto, es difícil ajustar todos los parámetros de cultivo a los requisitos de la planta y es posible que algunas plantas estén destinadas a morir.

Entonces, ¿cuáles son los errores más comunes en el cultivo del arándano que afectan a la productividad de la planta? Nuestros más de 20 años de experiencia en el cultivo de arándanos nos han brindado una perspectiva global sobre los factores más comunes que afectan directamente a su desarrollo.

 

Elegir un medio de cultivo inapropiado.

Las plantas de arándano necesitan un suelo con características físicas y químicas específicas para crecer. En consecuencia, decidir cultivar en suelos inadecuados, o hacer una mala elección del sustrato en cultivos hidropónicos es el primer error.

El medio de cultivo es de vital importancia. En cuanto a las características físicas, las plantas de arándano no deben plantarse en suelos arcillosos con alta capacidad de retención de agua. Con respecto a las propiedades químicas, no deben cultivarse en suelos con un pH alto (a menos que se corrija y sea posible reducirlo a un pH ácido), ni en suelos con una alta concentración de bicarbonatos y alta conductividad eléctrica (CE).

Por esta razón, muchos productores eligen técnicas sin suelo por sus ventajas vegetativas y productivas y porque la calidad del suelo no importa.

Elegir una variedad no adecuada para el área de cultivo donde se realizará la plantación.

Es crucial elegir las variedades de acuerdo con las características climáticas y geográficas del lugar donde se instalará el cultivo. En este sentido, la mejor manera de no equivocarse en la elección de la variedad será realizar una evaluación completa del suelo, identificando los factores que no se pueden controlar y que determinarán el desarrollo del cultivo.

Por ejemplo, el nivel de pH del suelo (propiedad), su CE y la disponibilidad de horas frías (región comunal). El siguiente paso será distinguir las variedades que mejor se ajusten a estas condiciones y aquellas que tendrán un mejor rendimiento.

 

Programa de fertilización.

Este aspecto es muy importante a nivel de tamaño de fruta, sabor, kilos por planta, desarrollo de la planta … Las concentraciones de fertilización serán bajas, ya que el arándano es muy sensible a la CE por encima de 1 mS / cm. Dependiendo del tipo de agua, el desarrollo de la planta y el clima, se recomendará una formulación u otra para el correcto desarrollo de la planta.

Poda y embotamiento.

Este aspecto tendrá mucho peso en las fechas de producción, especialmente en la precocidad y en la cantidad de kilos por planta. Es importante hacerlo correctamente y en el momento adecuado dentro del ciclo de vida de la planta.

 

 

Irrigación.

Es esencial establecer la frecuencia de riego y la cantidad de litros por hora para que la planta no sufra asfixia radicular en ningún momento. La planta de arándano tiene un sistema de raíces muy delicado, lo que significa que cuando hay un riego excesivo, la planta sufre mucho y se produce una pérdida de raíces.

Es cierto que la planta de arándanos también genera raíces rápidamente, pero todos estos cambios hacen que se pierdan kilos de fruta en la planta y, por lo tanto, la rentabilidad en el cultivo.



Suscríbete a la familia Projar y entérate de nuestras novedades